Contrario a lo que comúnmente se nos ha enseñado, una producción cinematográfica no consta de tres etapas, SON CUATRO: Preproducción, Realización o producción, Posproducción, y Marketing, Distribución y Ventas (MVD).

Por: @eldiredefoto

@eldiredefotoEsta última fase (de tres componentes: Marketing, Distribución de productos audiovisuales y Ventas Cinematográficas), ha sido relegada de las aulas y del entendimiento común del proceso creativo cinematográfico, siendo tal vez la más importante dado que asegura el poder llegar al público, fin último de toda producción.

De cara a contextualizar mi posición, comparto con ustedes este texto:

Hablando ya de cine, y situándonos en esa etapa inicial del proceso, encontramos que el marketing puede orientarnos en cuestiones fundamentales como son el género, el desarrollo del tema y la trama, el estilo o el casting, todas ellas razones fundamentales que empujan a la gente a ver una película. (…) Chus López, responsable de marketing y ventas en creaRSA, lo tiene bien claro: <<El marketing es un compañero de viaje. Tiene que vehicular la creatividad, hacer visible nuestra producción según sus propias características, llegar a su público objetivo y generar más posibilidades de conseguir unos pocos euros.>>” (Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya, 2014).

Marketing, Distribución y Ventas cinematográficas (MDV) –y esto aplica a cualquier producción audiovisual– debería ser una asignatura más en los pensum académicos de las carreras de formación audiovisual. No es gratis que en países europeos sea un programa de posgrado en diferentes niveles; por ejemplo, en la reconocida Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya –ESCAC, en España [Es una Maestría de Titulación Propia. Mayor información en este enlace]

Claro, el lector agudo dirá que ese es otro nivel. Tiene razón. Pero el punto aquí es que junto con el resto de especificidades en el campo de la realización audiovisual: Dirección de Fotografía, Guión, Producción, Sonido… “MDV” debería ser también una asignatura. Ya después el profesional escogerá si se especializa en esta etapa del proceso.

Otro apunte: las universidades colombianas deberían incluir dentro de su oferta académica este tipo de posgrados; en la actualidad los pocos intentos que hay en el país no pasan de diplomados. No digo que dichos diplomados y talleres no sean necesarios ni que no aporten a la escena videográfica nacional [ver oferta educativa en Colombia].

En una ponencia para la Universidad Minuto de Dios, durante el I Encuentro de Programas Académicos de Formación Audiovisual hablé sobre la investigación en este campo del saber; y para no repetirme, sólo recordaré que es todo un universo que está por explorar, dadas las condiciones actuales tanto del sistema educativo colombiano, impulsado desde el Ministerio de Educación y Colciencias, como de la producción de imágenes en movimiento en nuestro país. La formación videográfica no puede dejar de lado el componente investigativo; debemos fomentar en nuestros estudiantes la actitud investigativa, la comprensión del proceso, la dimensión de lo estético…

Pero volviendo al tema, decía que esta cuarta etapa de la creación cinematográfica, la “MDV”, debe abordarse en las escuelas y se debe hacer como una inducción a la socialización y comercialización de nuestros productos y, por tanto, debe abarcarse desde el cine, la televisión y el vídeo. Más aun en estos tiempos donde las ventanas de salida se han multiplicado; no sólo en cuanto a formatos se refiere: hasta hace unos años no existían las series web, por ejemplo.

Aquí tenemos que  hacer referencia a varios aspectos que comprendería dicha formación inicial: Por un lado, dónde puedo mostrar mi película; cómo he de mostrarla; cómo hacer para que el público la vea y, por último pero no menos importante, cómo venderla intentando lograr cierto nivel de retorno de la inversión y una ganancia o plusvalía. Nuestros estudiantes salen de las aulas sin saber cómo enfrentarse al mercado audiovisual, entre otras cosas porque es un aspecto que no se tiene en cuenta a la hora de plantear el proyecto, y es justo allí donde se debe pensar en cómo lograr que el producto llegue al público, que alcance las diferentes ventanas de distribución: teathrical, PPV, televisión abierta, etc.

Cabe aclarar que no es lo mismo vender una película que una serie para televisión, por ejemplo. No es el mismo marketing necesario para una serie web que para un documental. No se distribuye de igual manera un cortometraje que un largometraje. Sin dejar de lado el hecho de que cada vez más aparecen festivales alrededor del mundo: festivales de óperas primas, festivales de cortometrajes, vía web, locales, nacionales, internacionales, especializados en documentales musicales, en cine latinoamericano, nipón… Ejemplo: el  Docs Barcelona se ha configurado como el festival por excelencia para cine documental, incluida la parte de mercado audiovisual. Otro: en Colombia se lanzó en los primeros meses de 2015 un nuevo festival especializado en producciones audiovisuales realizadas con dispositivos móviles.

Producto audiovisual que no llegue al mercado, no existe. Desde la misma idea debemos pensar en qué estrategias le vendrían bien a nuestro producto audiovisual para que llegue a su público, ¿en dónde lo debería presentar de cara a obtener palmarés? ¿Cuál sería el mejor póster para la película? ¿Dónde podría venderlo y cuánto podría “cobrar”? Cuestionamientos nada banales dentro del proceso de creación de la industria cinematográfica colombiana.

Quienes llevamos en “el medio” un buen par de años, lo aprendimos a “trancas y a barrancas”, a pura fuerza de terquedad por querer mostrar las historias que creemos la gente debe ver, por compromiso con la “escena”. Pero, ¿podemos ayudar desde la academia para que las nuevas generaciones de realizadores audiovisuales sufran un poco menos?

Bibliografía

Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya. (2014). Crear También es Vender. ESCAC. 20 Anys de talent, 116.

Pérez Pita, J. F. (mayo de 2014). Reflexiones desde el Semillero de Investigación o de las Inquietudes y Retos en la Ventana. Ponencia Seminario PAFAV. Bogotá D.C., Colombia.

El blog de articulados es un espacio que fomenta la libertad de expresión de quienes aquí participan. Las opiniones y comentarios de nuestros blogueros no representan la voz oficial de la marca", @articuladosco.