Desde el fanatismo religioso de la secta puritana, hasta la grandiosa musicalización que mantiene la tensión en lo alto, esta película no sólo es un gran film de horror, sino un magnifico thriller psicológico.

Por: @JuanLoboGomez 

 

@JuanLoboGomezNo existe razón que valga ni motivo que cuente, para que alguien no pueda verse The Witch. Estrenada por primera vez en el Festival de Sundance de 2015 y ganadora del premio a mejor dirección dramática. Fue exhibida en presentaciones especiales del Festival de Toronto y hasta entonces no ha recibido más que elogios, por parte de la crítica. En otras palabras: las fuerzas místicas de la naturaleza nos incitan a ver este grandioso largometraje.

Escrita y dirigida por Robert Eggers, quien se estrenó como cineasta con esta película y repetirá con el remake de Nosferatu, (tendremos que estar muy atentos a este estreno) The Witch es un coming-of-age horror (un subgénero basado en historias sobre el crecimiento físico y psicológico del personaje principal que usualmente es un adolescente) narra la historia de una familia puritana en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, que es expulsada de la comunidad en la que vivían por cuenta del supuesto pecado y “delito” de soberbia del padre (un causal punitivo muy común entre los hombres de esta religión y época, sobre todo si eran pastores o predicadores), obligándolos a establecerse a las afueras de un espeso y misterioso bosque, donde aparentemente vive una poderosa bruja.

Desde el fanatismo religioso de la secta puritana, pasando por la ruptura de la familia por culpa del hambre, hasta la grandiosa musicalización que mantiene la tensión en lo alto, esta película no sólo es un gran film de horror, sino un magnifico thriller psicológico. El miedo y la desconfianza se apoderan de los miembros de esta familia puritana, acorralada por la mala suerte y por una bruja que los acecha desde el bosque haciéndolos pelear unos con otros. El diablo se presenta a sí mismo como un encantador de serpientes que susurra cosas en los oídos de los niños y atormenta a los padres con los fantasmas del pasado.

Además de los recursos técnicos de cinematografía y de sonido utilizados en esta cinta, el valor agregado del libreto la hace aún más imprescindible. Eggers hace uso del recurso histórico para relatar una historia de gente ordinaria que no vive en un periodo común, sino en una época azotada por el fanatismo religioso, el miedo y la superstición. Lo que podría simplemente terminar con una moraleja sobre los peligros de inventar leyendas para asustar niños, concluye reafirmando que el hombre moderno vive acorralado por su propio miedo y que los dominios de la naturaleza infringen cierto terror en los corazones humanos; suficientes razones para que el diablo se sienta cómodo.

No hay razón para evitar ver esta película, pues The Witch es hasta este momento, la mejor película de horror estrenada en el 2016 (para propósitos comerciales) y quienes disfrutamos de este género no podemos perder la oportunidad de verla.

Les recomiendo que la busquen en sus teatros, pero debo advertirles: en Colombia los proveedores de cine tienen la costumbre de exhibir más películas dobladas, que subtituladas y esta no es la excepción. Si quieren verla subtitulada (como yo quiero que la vean) tendrán que comprar boletas para las últimas funciones en la noche. Sin embargo, existen otras formas para ver grandiosos largometrajes como este, pero bajo pena de azote y castigo no puedo recomendarles que la vean por internet (ups).

 

El blog de articulados es un espacio que fomenta la libertad de expresión de 
quienes aquí participan. Las opiniones y comentarios de nuestros blogueros no 
representan la voz oficial de la marca", @articuladosco.