Desde las aplicaciones para encontrar vuelos baratos, hasta las redes sociales para conseguir parejas sexuales en otros países. Viajar ya no es como antes, ahora un smartphone determina la ruta.

Por: @LineasViajeras

El cultural
@LineasViajeras

Si usted es como yo y en sus destinos visita cuanto museo y galería puede, le recomiendo consultar cuál es la aplicación oficial de cada lugar.

Por ejemplo, el museo de Louvre tiene dos aplicaciones, Audio Guide, con más de 3 horas de grabación, y Musée du Louvre, para navegar por un centenar de obras. El Museo de Arte Moderno de Nueva York tiene la app MoMA quo amplía la información de la obra que se está observando.

El gastronómico

Para los que tienen tres o más citas diarias con la comida durante sus viajes. Yelp es la aplicación líder en el mundo de crítica de restaurantes. Permite buscar restaurantes por categorías, cocina específica y rango de precios.

OpenTable aún no se ha expandido tanto como Yelp, pero permite consultar el menú de más de 20 mil restaurantes. Además, está sincronizada con Siri, así que nuestra amiga virtual de iPhone puede reservar una mesa por nosotros.

El aventurero

No hablo de un aventurero como el de la ranchera de Antonio Aguilar, ese al que le “gustan las altas y las chaparritas, las flacas, las gordas y las chiquititas”, de ese hablaré después.

Me refiero a los viajeros que aman los deportes extremos y las actividades al aire libre. Para ellos, Wikiloc, una alternativa perfecta para encontrar actividades al aire libre cercanas (senderismo, trekking, kayak, avistamiento de aves y muchas más), crear mapas personalizados y guardar rutas.

El del flirteo

Este viajero sí se parece más a Antonio Aguilar. El que viaja conquistando a otras personas o buscando sexo casual.

La primera recomendación es, obviamente, Tinder [Post relacionado: El amor en los tiempos de Tinder]. Una excompañera de trabajo me confesó que había usado esta red social en Europa y que allá sí entendió su verdadera utilidad, “porque todos los tipos eran unos bombones”. ¡Sin comentarios!

Se ha hablado mucho también de la última tendencia en Couchsurfing: encontrar alojamiento gratis en casa de otros viajeros y, al mismo tiempo, hallar una pareja sexual durante los días del viaje. ¿Funciona? No lo sé.

El charlador

En esta categoría también estoy yo. Se trata de todos aquellos viajeros que aman hablar con el mesero, el taxista, el del metro, la de la recepción, el de la farmacia, en fin.

Para nosotros, Langizmo que traduce inmediatamente todo lo que busquemos y tiene una opción de audio que convierte lo pronunciado en texto. Otra gran opción es Word Lens, con la que sólo basta fotografiar un texto para que la aplicación nos diga qué significa.

El nocturno

Envidio profundamente a las personas que pueden salir de parranda cuando viajan. ¡Yo en las noches estoy absolutamente cansada!

Para quienes tienen el don de trasnochar, mi tocaya, la app DIANA, que analiza sus gustos y sugiere planes según sus preferencias personales, porque quienes gustan de una cerveza en un bar de rock no quieren ir a bailar hasta el amanecer con un DJ.

El económico

Unos le dicen “tacaño” o “controlador”. Para este viajero, Trip Splitter, ideal para controlar las cuentas cuando se está de viaje. Permite ingresar todos los gastos, dividirlo entre dos o más viajeros, fotografiar los tickets y geolocalizar los puntos en los que se ha gastado plata. ¡Ya no hay excusa para que cada uno pague su propia cuenta!

Currency Converter Plus es una herramienta para todos, pues genera la suma exacta de dinero gastado según el precio actual de la divisa.

El asocial

Todo lo contrario al charlador. Para quienes no quieren jugar a la lotería con su compañero de silla en el avión, SeatGurú permite ver cuáles son los lugares disponibles o con menos probabilidad de ser ocupados. ¡Si nada funciona, también se puede consultar cuál es el asiento más cercano a la salida de emergencia!

Indispensable contar con un mapa, así no es necesario preguntarle a nadie dónde queda el monumento que queremos visitar o cuál es la ruta para llegar al metro. Here Maps, Google Maps y Waze son fabulosas opciones para ubicarse sin depender de nadie. Con City Lens solo deben apuntar la cámara del teléfono y la aplicación les mostrará cuáles son los restaurantes, lugares turísticos y alojamientos.

El previsor

Hay quienes no dejan ningún cabo suelto. Para ellos, que le ponen logística a todo, Zuji Packman ayuda a organizar el itinerario, empacar la maleta y compartir horarios de viaje con nuestra familia o pareja.

Después de planear el viaje, TravelNerd es una guía de aeropuertos con mapas que brinda información sobre salas de embarque, restaurantes, horarios, redes Wi-Fi y más.

En el lugar de destino, Tripomatic arma un itinerario con hotel, lugares de interés y sitios de visita sugerida, el cual se puede descargar en PDF.

Al regresar, Entrain ayuda a reajustar el horario de sueño y a prevenir el tan odiado jet lag.

¡Para todos!

Kayak y Despegar ayudan a encontrar los tiquetes más baratos entre decenas de opciones.

Booking y Airbnb proponen todo tipo de alojamientos, con diferentes presupuestos, comodidades y locaciones.

Foursquare e Instagram son infaltables para registrar los mejores momentos del viaje y compartirlos con nuestros contactos.

Evernote es infaltable para guardar en la nube todos los recuerdos del viaje.  TripAdvisor, la red social para viajeros más grande del mundo, en la que se pueden consultar las opiniones reales de millones de personas.

 ¿Y ustedes, qué tipo de viajero son? ¿Qué aplicación adicional nos sugieren?

El blog de articulados es un espacio que fomenta la libertad de expresión de quienes aquí participan. Las opiniones y comentarios de nuestros blogueros no representan la voz oficial de la marca",@articuladosco.