Al principio, para una persona tan habladora como yo, fue difícil aprender a redactar una idea en tan solo 140 caracteres, pero poco a poco fui aprendiendo a hacerlo. Ahora me ocurre todo lo contrario: mi neurona se detiene en el carácter 141.

Read more