Sin música no habría discotecas, ni bares, solo tertuliaderos, con un silencio perturbador de fondo que impediría la fluidez de la conversación. Claramente, tampoco bailaríamos, lo que sería positivo para esa cantidad de amotrices que deambulan por la vida.

Read more