A finales de la primera década de este siglo, se decía que aquellos que permanecían más de seis horas en contacto directo con la tecnología eran adictos, casi una enfermedad que tenía que ser tratada como eso: una adicción.

Read more