A finales de la primera década de este siglo, se decía que aquellos que permanecían más de seis horas en contacto directo con la tecnología eran adictos, casi una enfermedad que tenía que ser tratada como eso: una adicción.

Por: @NICOLASRINCON

@nicolasrinconHace unos días, consultando las tantas publicaciones que se encuentran en Facebook, encontré un dato que no recordaba, decía algo como que la demora para que la tecnología llegara a nuestras vidas era que fuera 1998…

Y sí, ¡En 1998 llegó a nuestras vidas Office de Microsoft! Lo máximo para los computadores de la época, esos computadores con los que muchos chateamos en páginas exclusivas para ello. Era la forma de poder comunicarnos en tiempo real, pero con la limitante de un computador que sólo podía transmitir datos convertidos en letras.

Con el pasar de los años, las comunicaciones han mejorado al punto de que con un teléfono móvil, el cual llegó a muestras vidas a finales de los 90’s (¿Quién no recuerda el móvil Nokia 2160, conocido como la panela?), podemos estar en cualquier parte del mundo, algo que antes del siglo XXI era impensable.

A finales de la primera década de este siglo, se decía que aquellos que permanecían más de seis horas en contacto directo con la tecnología eran adictos, casi una enfermedad que tenía que ser tratada como eso: una adicción. Pero como todos los giros de la historia, algo ocurrió para que esto cambiara.

Lo que algunos llamaron adicción, otros lo empezamos a llamar sencillamente necesidad de comunicación y conexión con el mundo real. Es así, como el 4 de febrero de 2004 apareció en nuestras vidas el maravilloso mundo de Facebook, un lugar donde 1.600 millones de usuarios activos compartimos contenidos de todo índole, desde fotografías hasta comentarios, siendo lo más parecido a un diario público.

En julio de 2006 llegó al mundo Twitter, un microblog donde tenemos que resumir nuestro pensamiento en tan solo 140 caracteres y el cual empezó a incomodar a más de uno por su limitante, pero que ayudó al mundo entero a informar en tiempo real lo que ocurría. Muchas cosas han pasado en esta red, desde algunas graciosas hasta otras más serias, pero todas con una marca especial que recuerdan que la vida en la red es tan importante como la vida real…

Para que me crean, la prueba está en los 600 millones de usuarios activos que tiene Whatsapp, la manera más fácil de comunicarnos con los amigos y enemigos. Esta aplicación, que desde 2009 ha sido la causante de separaciones, reconciliaciones, entendidos y mal entendidos, es la favorita de todos los teléfonos móviles inteligentes, ¡La única aplicación que está en todos los teléfonos con la misma versión e interface!

Whatsapp, Twitter, Facebook y otras aplicaciones son las comunes dentro de un teléfono inteligente. Pero hay otras más complejas como aquellas que orientan el ritmo fitness del usuario en cualquier actividad física o, incluso, hasta se puede encontrar un alcoholímetro digital en el celular, una aplicación de la cual hablaremos en otra entrega.

En 2015 podemos manipular y programar los electrodomésticos con solo tener datos en el móvil; evitamos escribir en la agenda tradicional porque el celular nos permite tener una que incluso nos avisa tiempo antes de un compromiso, eso sin contar que encontramos aplicaciones útiles o simplemente de moda.

La tecnología anda a pasos gigantes, cada día hay algo nuevo. Al inicio de todo este mundo digital podíamos encontrar un experto, ahora es casi imposible encontrarlo porque cada día hay una novedad, una aplicación, una duda nueva que en su mayoría busca hacer más fácil y conectada la vida en el mundo.

Hay mil cosas para hablar sobre tecnología y sus avances por mejorar la vida de los más de 600 millones de habitantes en el mundo, pero por hoy podemos concluir que todo es un nuevo estilo de vida…

El blog de articulados es un espacio que fomenta la libertad de expresión de quienes aquí participan. Las opiniones y comentarios de nuestros blogueros no representan la voz oficial de la marca", @articuladosco.